Alarmas alimentarias: Aceite palma, azúcar, panga…

1 Flares 1 Flares ×

palmaDe un tiempo a esta parte no es raro que aparezca en las noticias de TV una alarma referente a un producto alimenticio. Ahora es el turno del aceite de palma donde antes le tocaron al azúcar, grasas saturadas o el panga; por decir algunos.

Y es que envolver una noticia con alarmismo, alimentos, cáncer, conspiración industrial y como no: un remedio patrio vende noticieros y hace prestar atención al espectador distraido.

Aceite de palma

De origen vegetal y procedente de la fruta de la palma, estamos ante uno de los aceites con mayor producción a nivel mundial gracias a su precio económico y a su versatilidad. Es sólido a temperatura ambiente y funde untosamente a al introducirlo en la boca.

Composición

Principalmente por ácido palmítico, una cadena de 16 átomos de carbono de grasa saturada; junto con ácido oleico y otros insaturados.

Riesgos

Su composición con grasa saturada y la presencia en casi todos los alimentos procesados lo hacen ser un riesgo cardiovascular. Además, en su procesamiento antes del uso en productos alimenticios parece ser que se crean sustancias cancerígenas.

Precauciones

Como todo, el consumo excesivo no es bueno, no hace falta escudarse en el alarmismo generado ahora; ¿antes de él era bueno comer bollos, batidos, pizzas, chocolate y helados a todas horas?. Lo mismo que comer vegetales a todas horas (veganos) no es bueno por falta de nutrientes esenciales; en la mesura está el equilibrio.

Realismo y visión crítica, por favor

Además, quién no te asegura que dentro de unos años se vuelvan las tornas. Solo hay que ver los añejos consejos médicos de no tomar aceite de oliva y sustituirlos por girasol o eliminar el pescado azul; ¿alguien los recuerda?, pués existieron en el mismo grado de alarma que ahora.

pescado

Más reciente está el estudio que anula los riesgos de comer carnes rojas y mantequillas (las malignas grasas). Ni aumento de diabetes, ni infartos, ni colesterol. Aunque claro, habrá nutricionistas ávidos de cámara y pacientes para crearles una dieta que pongan en duda este estudio con 600.000 personas de 18 paises.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *