Días extraños, o sensaciones grabadas

0 Flares 0 Flares ×

Estamos a 30 de Diciembre del año 1999, una nueva adicción recorre las calles, vivir las experiencias de otras personas gracias a grabaciones a través de una conexión sináptica. Esta tecnología graba tus visiones, sentidos, sentimientos y sensaciones para luego reproducirlos en el cerebro de otra persona,

¿se podría dar esto en un futuro próximo?



Película de 1995 basada en una historia de James Cameron con dirección de Kathryn Bigelow, por entonces su esposa. Protagonizada por un elenco de actores Angela Basset, Juliette Lewis, Tom Sizemore, Vicent D’onofrio, William Fichtner, y todos ellos encabezado por Ralph Fiennes.

Se acerca el fin del siglo XX (aunque realmente el s.XXI empezó en el 2001, no en el 2000); la decadencia social es general y la violencia recorre las calles en una continua rebelión ciudadana por una perspectiva de mejor vida. La muerte de un lider rapero desata una serie de intrigas y persecuciones por hacerse con la grabación del asesinato del rapero.

Mini-disc cerebrograbador

En el film podemos ver que el aparato consta de dos partes; un grabador externo (un minidisc, que desfasado se ve ahora) y el emisor, una malla parecida a los actuales utilizadas para hacer un encefalograma, esta capta toda la experiencia de la persona que se lo pone y  la envía al grabador; luego es reproducida mediante otra malla en tantas personas como se la pongan. Esta no solo verá y oirá lo grabado sino también las sensaciones de la persona durante la grabación.

 

Neurociencia

Las conexiones con algunas terminaciones nerviosas tienen unas primera aplicaciones en el campo de las extremidaes protésicas. El uso de  brazos artificiales con la misma precisión que si fuera propio es ya posible, incluso con unas sensaciones táctiles simples para poder notar así que están agarrando.

También ciegos han vuelto a ver con estimulación eléctrica en la retina, las personas con estos implantes pueden distinguir la luz de la oscuridad, y pueden reconocer los contornos de los objetos con la vista. Sin embargo, la visión creada de forma artificial también tiene ciertas distorsiones características.

Más sorprendente aún es el análisis de patrones visuales, formas y colores mediante el estudio de las ondas cerebrales que producen estos. Usando un scanner de resonancia magnética se escanea el cerebro del sujeto que mira una serie de imágenes, luego se le pide que imagine lo visto mientras sigue conectado al dispositivo de resonancia. La comparación de los flujos sanguineos cerebrales recogidos por el scanner permite  la reproducción parcial de lo visto, no sin fallos.

Jack Gallant. University Berkley

Aunque hay un abismo entre lo existente ahora  y lo que se refleja en la película, parece ser la dirección correcta.

 

¿Realizable?

Otro cantar sería poder reproducir las sensaciones y estados de ánimo, ya que las diferencias en relación a los sentimientos entre personas individuales es pronunciada. A uno le puede parecer algo gracioso y a otro ofensivo.

Aunque lo que llama la atención en la película no es la tecnología en sí, sino el uso para el que fue desarrollado: escuchas y espionaje. La complejidad es inmensamente peor a llevar un simple micro y minicámara. Una malla en la cabeza oculta con una peluca, y un grabador que no puedes separar más de tres metros se antoja más que aparatoso para intentar grabar a un delincuente. Pero le daremos esta licencia al film.


La película es muy recomendable, aunque demasiado extensa en su metraje a mi parecer. Argumento thriller- policiaco-negro-futurista con un final menos apoteósico del esperado.

Más posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *