goldblum evolucion

La mosca, o del cocktail de ADN

0 Flares 0 Flares ×

cartel moscaUn científico excéntrico experimenta con él mismo su exitoso invento de telepods transportadores. Al salir de ella está perfecto, pero una mosca le acompañaba y sus ADN se han fusionado.

Esta mezcla de ADN entre especies, ¿como saldría?



En 1986 David Cronenberg dirigía a Jeff Goldblum y Geena Davis en este magnífico clásico de la Ciencia-Ficción. Película remake de su predecesora de 1958 y ambas basadas en un relato corto.

mosca

Goldblum es el Doctor Brundle, un solitario y obsesionado científico que acaba de obtener exitosamente el teletransporte de materia gracias a dos cabinas de su invención. Pero el viaje de materia orgánica se le resiste, obteniéndo una papilla en la cabina receptora.

Cambiando la programación y haciéndola más “creativa” consigue el transporte exitoso de una manzana. Pero antes de intentarlo con un mono, le da un arrebato de enamorado-despechado y lo prueba con él mismo. Al salir de la cabina se encuentra perfecto, pero no sospecha que el director de la película ha visto conveniente hacerle un cocktail mezclado-no agitado, con una mosca.

musca domestica

ADN humano – ADN mosca

Los humanos poseemos 23 pares de cromosomas, 22 pares (llamados somáticos) con casi todos los rasgos genéticos: sí vas a ser moreno o no, que vas a tener un hígado y donde, etc. A estos pares hay que sumar un par más, el cual transmtirá el sexo; XX mujer y XY hombre.

De estos 46 cromosomas, 23 son de Papá y los otros 23 de Mamá, ya que el óvulo y el espermatozoide del que vienes solo transportan media carga genética.

cromosomas

Cada uno de los cromosomas contienen millones de bases de ADN en cadenas en espiral muy condensadas. Aparte de este ADN también poseemos cientos de genes mitocondriales independientes de los anteriores (más al respecto en Parasite EVE).

La mosca común, musca doméstica, tiene 5 pares de cromosomas somáticos y 1 sexual.

Aunque lo parezca a simple vista, el número de cromosomas no tiene que ver con la complejidad del ser, así la balleza azul tiene 44 y el cangrejo ermitaño, 254; o un elefante, 56 y  peces de acuario, 94.

Mezclas de ADN

Dejando de lado las controversias éticas, la manipulación genética se lleva haciendo desde años en laboratorios; los alimentos transgénicos son una prueba de ello. A ciertas plantas se les insertan genes que les permite ser resistentes a plagas o ciertos insecticidas (p.ejem el arroz o la soja ). Pero no hay que irse a un laboratorio para encontrarse con ellas, el mulo y el pomelo son dos ejemplos de manipulación genética casera.

El proceso de introducción de genes es una tarea complicada y muy especializada. No solo hay que saber que gen hay que introducir para obtener una determinada característica, y donde introducirlo para que se dé. Sino que hay problemas de compatibilidades, o que la maquinaria para hacer funcionar ese determinado gen es diferente entre especies.

goldblum evolucion

La simple mezcla que vemos en la película no daría los efectos observados: sentidos potenciados, desarrollo muscular y menos aún metamorfósis. Peor aún,¿ por qué no muta a cualquier microorganismo de los que estamos llenos?, ya sea flora intestinal, ácaros o bacterias de la piel; ya que antes de entrar en el telepod poca desesterilización hace.

Lo más probable que surgiría en el telepod receptor sería un Goldblum con efectos más parecidos a haber estado bajo una explosión nuclear, con su ADN completamente desecho y desarrollando cánceres por todos lados. Un poco más cercano a la realidad sería la película Splice (2009), donde lo hacen con manipulación genética, creando un embrión con los genes necesarios para su experimento.

En el mundo real algunas enfermedades genéticas heredables (exostosis múltiple, p.ejem) se pueden evitar seleccionando una carga genética donde el gen no esté presente o esté en recesivo, así el niño nacerá sin ella; pero nunca (por ahora) cambiándole el genoma al enfermo ya adulto.

Procesos comunes en el ADN entre especies

Un estudio de el “Centro de Regulación Genómica de Barcelona” ha realizado una comparativa entre humano-mosca-lombriz y se ha descubierto un patrón genético entre las especies, en concreto de los genes involucrados en el desarrollo. Hay un conjunto de genes que parecen funcionar al mismo tiempo. Confirmando una hipótesis que trata el tema de la existencia de un momento en el desarrollo embrionario donde la expresión de los genes es igual en todos los animales.

Con esto, al final algo tenemos en común con la mosca.

Más posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *