Captura de CO2 en Islandia

La investigación del coautor Martin Stute, hidrólogo en el Lamont-Doherty Earth Observatory de la Universidad de Columbia (EE UU), ha obtenido resultados esperanzadores en el campo del almacenamiento de CO2.

 

Islandia

Desde hace varios años se llevan a cabo experimentos en rocas del subsuelo de la planta geotérmica de Hellisheidi (Reykjavik). El lugar no ha sido elegido al azar sino que se asienta (400-800 metros) sobre capas de rocas útiles para este propósito; rocas basálticas.

El proceso se basa en la inyección de CO2 junto con agua caliente en las profundas rocas basálticas. El CO2 disuelto reacciona con la rocas que le circunda fijándose a ellas en forma mineral; evitando así posibles fugas del CO2 gaseoso. El artículo completo de T. D. Rathnaweera, P.G. Ranjith y M.S.A. Perera publicado se puede leer en Science.

Los resultado obtenidos son muy positivos, el 95% del CO2 inyectado ha sido fijado en menos de dos años. Los autores afirman poder usar esta técnica de almacenamiento geológico en lugares donde hubieran cantidades significativas de basalto; estos muy abundantes a lo largo del planeta.

 

Almacenamiento geológico

El almacenamiento geológico es uno de los tres métodos de los que consta el CAC, los otros dos son: almacenamiento oceánico y carbonatación mineral. Cualquiera de estos métodos viene precedido de otras dos fases: primero la captación del CO2 y luego el transporte hasta el lugar de almacenamiento.

La falta de conocimiento respecto la capacidad de captura de las rocas es uno de los inconvenientes de este almacenamiento.

La inyección de CO2 en capas profundas se ha realizado a lo largo de los años y en diversos emplazamientos, obteniéndose éxitos y fracasos. Pero estudios han demostrado que el gas inyectado asciende poco a poco saliendo a la atmósfera, e incluso filtrándose a acuíferos y volviendo ácidas esas aguas subterráneas.

 

El proceso islandés

Llamado CarbFix, pondría fin a este tipo de inconvenientes ya que al fijarse el CO2 en forma de mineral a este le sería imposible escapar. Así se aislaría de la atmósfera durante cientos o incluso miles de años. El único inconveniente sería la ubicación del lugar de almacenaje ya que es indispensable la presencia de basalto. Esto desaprovecharía otras ubicaciones perfectas para el almacenaje (bolsas de petroleo o gas acabadas) pero sin la capacidad de esa captura mineral.

 

Proceso propio

En esta web, en la sección P.CAC, se puede encontrar una investigación que intenta salvar este gran inconveniente. La inyección subterránea sería de un mineral capturador junto con el CO2, pasados previamente por un tanque de burbujeo.

Con este proceso se consigue un 38% de captura en tan solo 24 horas. Con esto se deduce r que la técnica de almacenaje de CO2 necesita todavía mucha investigación e innovación. Ideas nuevas que puedan darle un aporte de realidad y viabilidad.

Más posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *