CO2: El séptimo ángel. Parte VIII: Deriva planetaria

0 Flares 0 Flares ×

Cambios drásticos de temperaturas, lluvias torrenciales o sequias extremas, costas anegadas, nevadas intensas. Todas estas y muchas más son las predicciones que hacen los expertos sobre las consecuencias del cambio climático, pero; ¿y si ya lo estuviéramos viviendo?
Más que una pregunta es una afirmación y esto ocurre todos los años, estamos hablando de las estaciones del año.

 

Deriva planetaria

estaciones año
IHN- Invierno hemisferio norte VHS- Verano hemisferio sur

La Tierra gira alrededor del Sol en una órbita elíptica (línea punteada en dibujo) donde el astro rey se encuentra en uno de los focos de la elipse. El giro completo le lleva al planeta aproximadamente 365’25 días durante el cual la zona mayor insolada del planeta cambia.
Con la primera impronta se podría pensar que la cantidad de insolación dependerá de la posición más cercana o más lejana al Sol, correspondiendo así al verano y la más lejana con la de invierno, pero no es así; el verano se da cuando los rayos solares dan perpendicularmente al planeta y esto ocurre cuando está más alejado.

Cuando en un hemisferio es verano en el otro es invierno y viceversa, esto se da por la inclinación del planeta respecto al plano de la órbita. Esta inclinación, 23’4º, hace que en una posición determinada un hemisferio reciba los rayos perpendicularmente y en el otro oblicuamente; por ello en el primero será verano y en el segundo invierno.

En el dibujo se puede observar el plano que dividirían el planeta en dos semiesferas, donde las líneas más claras están por debajo del plano y las más oscuras sobre él. La línea amarilla sería el ecuador y la roja el eje de rotación. Cuando es verano en el hemisferio norte (VHN) es invierno en el sur (IHS), ocurriendo lo mismo con la primavera y el otoño (no reflejado en dibujo).

La zona ecuatorial del planeta siempre está irradiada igual a lo largo del año, por eso los cambios debido a las estaciones son mínimas, al igual ocurre en los polos. En el hemisferio sur los veranos son menos intensos debido a la mayor superficie de agua que imperia en esta región del planeta, el norte, por contra, al poseer más tierra esta se calienta más facilmente proyectando parte del calor a la atmósfera de nuevo y calentándose más.

Pasar de temperaturas en el día de 40ºC a 15ºC en unas semanas, de rios secos a enormes afluentes y enormes nevadas que aislan a pueblos antes rodeados de verdes prados; esto es lo que sucede año tras año y solo debido a la inclinación del planeta. Esta inclinación varía entre 22’1º y 24’5º cada 40000 años produciendo que al incrementarse el ángulo los veranos sean más caluroso y a menor grado, veranos suaves llegando a producirse glaciaciones cada 100000 años.

Más posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *