formación olas

Interstellar, o vamos a pillar olas

0 Flares 0 Flares ×

interstellarPelícula paradigma del rigor científico del 2014. La dilación temporal y la representación del agujero negro es magnífica y muy certera; todo ello gracias al asesoramiento del Físico Kip Thorne. Aunque bien representados, algunos de estos hechos físicos son meras especulaciones sostenidas tanto en la posibilidad de darse, como de la espectacularidad en pos del film.

El planeta llamado “Miller” es barrido por olas gigantescas, ¿podría ocurrir?

 

banner ciencia vs ficcion 2

Novena película del director Christopher Nolan, elevado a los altares con “El caballero oscuro”, intenta aquí emular a Kubrick para conseguir cambiar la opinión del gran público; que su mejor trabajo pase de un superheroe de comic a una trascendental odisea espacial. He ahí su pecado, lo peor es intentar hacer algo con un fin y esta película es un ejemplo.

Muy buena película sí, aunque también tiene: saturación de música trompetera, búsqueda de la trascendencia, dramones existenciales y personales y con un final de topicazo. Pero, vayamos a lo que tercia aquí: los fallos científicos.

Una de estas licencias es la ocurrida en el primer planeta que visitan un sobreactuado Matthew Mc Conaughey y Anne Hathaway; el de la ola. Estamos ante un planeta de agua que es barrido constantemente por unas enormes olas de cientos de metros; pero antes de sopesar su posibilidad, la explicación de como se forman las olas en nuestro planeta.

agujero negro

 

Formación de olas

El ingrediente indispensable para la formación de las olas es el viento. Este produce pequeñas perturbaciones en la superficie al empujarla; estas se desplazan y van acrecentándose con el viento continuo. Estas perturbaciones no se notan en alta mar; pero conforme se acercan a la orilla, se empiezan a avistar por el comienzo de la formación de la ola en sí.

Al ir disminuyendo la profundidad, las perturbaciones se vislumbran como ondulaciones en el agua; luego, cuando el rozamiento en la parte inferior de la ondulación comienza a hacerse significativo, el fluido en contacto con la arena comenzará a ralentizarse en su desplazamiento horizontal.

Considerando la ondulación como una sucesión ascendente de capas de agua; se produce que al ir ascendiendo en las capas, estas se mueven a mayor velocidad horizontal que la inmediatamente inferior.

formación olas

La ondulación pasa así a ser una ola conforme se acerca a la orilla. A más cercanía y menor profundidad el rozamiento se hace mayor y se ralentiza más; pero por contra las capas superiores siguen avanzando formándose la cresta, esto continua así hasta llegar a un punto en el cual la cresta adelanta a la base y la ola rompe.

 

La ola en la película (I)

En la película, las olas que se ven no pueden ser producidas por esta misma causa, ya que con el tamaño tan enorme mostrado es imposible crearse por efectos del viento (inexistente en el planeta). Además, es una continua sucesión de olas no rompientes, por lo que la explicación anterior no se aplicaría en la escena en cuestión.

Descartada esta, otra posible explicación pudiera ser debida a una megamarea producida por la cercanía al agujero negro.

 

Las mareas

En la Tierra, las mareas se deben a la Luna y los efectos de la gravedad de esta sobre las masas de agua de los océanos y mares. Se dan bajamares y pleamares consecutivas cada seis horas, las primeras cuando los efectos de la gravedad lunar son menores y las segundas cuando son mayores.

mareas
Marrón: continentes. Azul: océano. Gris: Luna

 

La ola en la película (II)

La gravedad del agujero negro es enorme, 100 millones de veces la gravedad solar, por lo que la atracción gravitatoria es gigantesca sobre el planeta acuático.

la ola

Aunque completamente especulativo el comportamiento de una masa de agua a tan enorme gravedad, se podría aplicar lo que ocurre en la realidad y proyectarlo.

La atracción gravitatoria sobre la masa de agua del planeta acuático produciría el desplazamiento de esta, y darse así una zona de aguas someras y otra zona de aguas profundas. El punto de unión de ambas zonas sería un tsunami, como el acontecido en Japón en 2011, el cual irían barriendo el planeta al ritmo de su rotación (sí tuviera).

megamarea

El hecho de tener olas y que estas barran de forma constante y periódica la superficie, hace poco probable que fuera debido a una megamarea. La gravedad actúa sobre grandes masas (océano, mar) pero no sobre una determinada cantidad de agua (ola). Además, la frecuencia  de olas mostrada por el film es inconsistente e insostenible con la rotación planetaria y su traslación alrededor del agujero negro.


Aunque estamos ante una película correcta en su Física; también posee sus licencias, para poder así crecer en espectacularidad y entretenimiento; qué es el fin último del cine.

Más posts

One comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *