Organometálicos

La encina de la Química, rama a rama. Parte V: Organometálicos

0 Flares 0 Flares ×

encina de la Química

La unión entre la Química orgánica y la inorgánica, tan distintas entre ellas, genera una serie de importantes compuestos englobados bajo el nombre de organometálicos.

En estos compuestos se produce, al menos, un enlace metal-carbono. Se puede tratar de un compuesto orgánico o también una molécula de CO la que se una al metal. Aunque el CO no es una molécula orgánica, esta sí presenta ciertas propiedades comunes con ellas en este tipo de compuestos.

 

Carbonilos metálicos

Los carbonilos metálicos se puede formar directamente a partir del metal por exposición con CO a elevada presión. Las condiciones de presión y temperatura dependen de cada metal.

Ejemplo de metales típicos utilizados para este tipo de enlaces es el Hierro, Niquel y Cobalto. Estos carbonilos metálicos u organometálicos se pueden formar directamente a partir del metal por exposición con CO a elevada presión. Las condiciones de presión y temperatura dependen de cada metal. Estos 2 metales suelen encontrarse en aceros. Cuando manejamos el gas CO no podemos emplear estos metales en contenedores y conductores que contengan este gas, ya que sería atacado por este:

Ni + 4CO  Ni(CO)4    1 bar a 25ºC

Fe + 5CO  Fe(CO)5    100 bar a 150ºC

Para el cobalto se realiza con reducción de sales:

CoCO3 + 2H2  Co2(CO)8 + 2CO2 + 2H2O   300 bar CO a 130ºC

El CO puede compartir con el metal cierta cantidad de carga hasta que la electronegatividad del metal y el carbono se igualen. Una vez que el metal acepte una cierta cantidad de carta, ya no podrá aceptar más carga. Podemos aumentar la capacidad del metal de aceptar electrones por interacción σ disminuyendo de alguna forma la carga negativa sobre el metal. Esto se hace cediendo carga electrónica al C del CO por medio de interacción π. Este tipo de efecto se denomina efecto sinérgico y es un efecto que refuerza mucho el enlace.

Propiedades de carbonilos metálicos

La mayoría de los carbonilos metálicos mononucleares (con un solo átomo metálico) son líquidos volátiles incoloros (o amarillo pálido) que son inflamables y tóxicos. También algunos forman cristales de color verde oscuro. Estos a menudo son sublimables en vacío, aunque se degradan en el proceso. Los carbonilos metálicos son solubles en disolventes orgánicos no polares y polares (agua, como benceno, éter etílico, acetona, ácido acético glacial y tetracloruro de carbono. Algunas sales de carbonilos metálicos catiónicos y aniónicos son solubles en agua o alcoholes de bajo peso molecular.

 

Usos de los carbonilos metálicos

Hay muchos usos para los carbonilos metálicos en la industria petroquímica como producción de ésteres, amidas, ácido carboxílicos, etc; todos ellos a partir de olefinas (hidrocarburo con al menos un doble enlace) y carbonilos de Rh, Ni, Co, Fe,Ru, Pd con el gas CO.

camión carburo

Hay otros usos cotidianos como el tetraetilplomo, Pb(C2H5)4, un aditivo antidetonante de las gasolinas u otros organometálicos usados para la polimerización de plásticos. Más cerca nuestra está la hemoglobina, un organometálico de hierro esencial para la vida. El carburo de calcio, conocido reactivo junto con agua para usar en la soldadura.

También puedes disfrutarlo en audio-post:

Más posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *