Limpieza química

Nuestros hogares están cargados de productos químicos. Muchos son incompatibles entre ellos y producen reacciones químicas peligrosas. Uno de estos focos son los productos de limpieza.

Etiqueta botella lejía

La industria química sabe de esta problemática y nos informa en sus etiquetas de este iesgo que corremos al utilizarlos. Aunque el emplazamiento y tamaño de estas advertencias se colocan en lugares poco reconocibles con una simple mirada.

Recientes noticias han informado sobre el fallecimiento de una persona por asfixia al mezclar dos usuales productos de limpieza.

 

Agua fuerte y lejía

Estos dos compuestos muy conocidos en química, aunque no por estos nombres vulgares, producen al mzclarse un gas irritante, tóxico y asfixiante.

·Lejía: De nomenclatura hipoclorito sódico y fórmula NaClO es el desinfectante más usado. Se trata de una sal que se comercializa disuelta en agua en diferentes proporciones.

Su producción industrial proviene de la reacción de cloro gaseoso al pasar por una disolución de sosa (NaOH). Tanto el cloro como la sosa utilizada provienen de la electrólisis de agua salada*.

*El segundo paso consiste en la electrólisis en si. En el ánodo se libera Cl2, y en el cátodo H2 conjuntamente con una disolución diluida de NaOH… [al artículo completo]

La reacción global de obtención del hipoclorito sódico sería:

NaOH + Cl2 —- NaOCl + H2O + NaCl

El hipoclorito de sodio es un oxidante fuerte por lo que rompe con facilidad las enlaces químicos de las moleculas orgánicas. Aquí radica su poder desinfectante y limpiador sobre manchas. También a esto hay que sumar su acción blanqueante al romper los enlaces de los tintes usados en las prendas.

ClO —- Cl2 Los electrones que captura el hipoclorito proceden de la materia orgánica

El olor característico de la lejía procede del cloro que se desprende.

·Agua fuerte: No es más que una disolución diluida de ácido clorhídrico. Su producción se da mediante el burbujeo de cloro gaseoso en agua**. Ácido fuerte muy corrosivo, causa por la que se utiliza en limpieza.

**Una parte del cloro producido se usa junto con sosa para producir hipoclorito sódico, otra parte se hace reaccionar con el hidrógeno obtenido en agua para obtener disoluciones de HCl… [al artículo completo]

 

Conjuntamente

La mezcla del ácido agua fuerte con la oxidante lejía produce la formación de cloro gaseoso. Este es el encargado de intoxicar al inhalarlo. No solo por desplazar al oxígeno al respirarlo sino porque al introducirse en los pulmones se diluye en el agua presente formando HCl; dañándolos llegando incluso a un edema pulmonar.

 

Otra mezcla peligrosa

La lejía al ser usada en la limpieza puede mezclarse con cien diferentes productos. Como se ha visto es peligroso con uno de ellos, pero existe otro producto de limpieza todavía más usado que el agua fuerte; el amoniaco.

La mezcla de amoniaco y lejía produce un gas llamado cloramina (NH2Cl). Este es muy soluble y al hacerlo forma ácido clorhídrico. Al igual que en caso anterior afecta muy negativamente a los pulmones.

Una situación que debemos evitar para que no ocurra esto es orinar cuando esté recien desinfectado el WC con lejía. La orina es básica y se compone de urea, una fuente de NH2 para formarse la cloramina. Así que cuidado con el Pato WC con lejía y el pis.

Más posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *