Todo tiene su fin: Obsolecencia programada

0 Flares 0 Flares ×

Es la planificación de la vida útil de un producto, calculada previamente por el fabricante para así darle al consumidor un período de tiempo en el que garantiza el perfecto funcionamiento del enser. Esta puede ser la idea general (y cínica) de esta invención creada a raiz de la crisis de 1929: “Obsolecencia programada”.

Incentivar el consumo al crear demanda y con ello generar empleo era la finalidad de la creación del concepto “obsolecencia programada”.

Un claro ejemplo y referente de este concepto es la bombilla incandescente ( la de toda la vida). Al inicio de su comercialización, hallá por comienzos del siglo XX, las empresas productoras de este bien buscaban una larga durabilidad; pero se dieron cuentas que ello conllevaba unas bajas ventas. Cuando comprabas una bombilla, no te hacía falta comprar otra hasta mucho tiempo después.

En Livemore (EEUU) hay una bombilla en un parque de bomberos que lleva encendida desde el año 1901.

bombilla
Bombilla Livermore

Las horas de funcionamiento de las bombillas en aquellos tiempos bajó de las 3000 horas hasta las 1000 horas. Este tiempo fue pactado entre los productores de bombillas mundiales en un consorcio llamado “Phoebus”. Luego con el paso de los años y el bombardeo publicitario, transformaron las 1000 horas de una disminución descarada (qué es lo que era) a una garantía de funcionamiento por ese tiempo.

De aquella época es también otro invento bien conocido, las medias de Nylon (mira aquí un uso tecnológico del Nylon). Inicialmente irrompibles y de gran éxito entre las féminas por esta misma características, pero ocurrió como en el caso de las bombillas. Conllevó la reformulación de la producción para así crearlas más frágiles y así controlar y mantener constante la demanda de ellas.

medias

Un documental muy ilustrativo y esclarecedor es “Comprar, tirar, comprar”, puedes verlo desde este enlace.

Hace poco he vivido en mis carnes una descarada obsolecencia programada. Una estufa de aire dejó de repente de funcionar trás 5 años de calentitos inviernos. Usando con un voltiamperímetro encontré que todo el recorrido eléctrico pasaba por un punto (el círculo amarillo en la foto), un condensador.

Seguramente sí preguntas al fabricante se respaldará en que es un sistema de seguridad para impedir que pudiera incendiarse por sobrecalentamiento (sí, seguro).

Más posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *